¿Debería haber revisiones médicas para nuestra salud mental?

abstract-art-black-and-white-724994
Photo by meo from Pexels.

De vez en cuando veo el show de Leonard French, The Lawful Masses, en Youtube. No obstante, creo que vale la pena hablar del video que publicaron el 4 de febrero. En este video, Leonard y el resto de los participantes del podcast discutieron una orden de la Suprema Corte del estado de Michigan, en la cual la corte consideraba añadir preguntas sobre salud mental al examen para ser abogado. De acuerdo con la corte, la intención de las preguntas era obtener información sobre la salud mental del examinado o saber si alguna vez había recibido tratamiento. Vale la pena ver el video, el cual dejo aquí abajo:

No profundizaré en cuanto a las implicaciones de una serie de preguntas como las del video, porque no tengo experiencia como abogado. Sin embargo, profesiones como la abogacía, medicina o el transporte aéreo tienen una responsabilidad mayor que la de otras ocupaciones. De cierta forma, se hacen responsables por el bienestar de otra persona, lo cual puede tener consecuencias desastrosas. Debido a esto no es sorprendente que los pilotos comerciales deban pasar exámenes médicos rutinarios. Siendo aún más extremos, eventos como los del vuelo 9525 de Germanwings podrían darnos la impresión que valdría la pena añadir una revisión psicológica a dicho examen médico. Aunque tal revisión es una opción entre muchas otras. De cualquier modo, ¿cómo podría realizarse tal revisión de manera que sea fiable o que no sea burlada por los examinados?

En el caso del video, Leonard menciona algo interesante: ¿Qué tal si se estableciesen revisiones psicológicas rutinarias para todos? Así como vamos al médico, dentista y oftalmólogo de vez en cuando, tal vez valdría hacer lo mismo con nuestra salud mental.

Siendo franco, siempre he considerado las visitas al psicólogo o al psiquiatra como un procedimiento de emergencia, pero eso es porque nunca había pensado que tuviesen otro uso, o los posibles beneficios. Aquellos profesionales de la salud mental que lean este blog tomen nota, porque no soy la única persona que piensa así y esto significa que han hecho un trabajo pésimo para comunicar el propósito de sus profesiones.

Habiendo dicho eso, pensemos en algunas de las ventajas de la idea de Leonard:

  • Dado que las evaluaciones y tratamientos psicológicos serían comunes, podrían perder su sesgo negativo.
  • De ser ésta una idea factible, se mejoraría la salud mental de múltiples personas.
  • Sería posible prevenir o resolver peligros sociales. Si existe alguna correlación entre una mala salud mental y el comportamiento antisocial, entonces las revisiones rutinarias podrían identificar el problema y resolverlo antes de que llegue a más.
  • El público en general podría tener un mejor entendimiento de las maneras para lidiar con los problemas psicológicos por los que todos pasamos, así como rutinas para mantener una “higiene mental” apropiada.

Sin embargo, también podemos considerar algunas de las desventajas:

  • ¿Sería necesario contratar seguros para salud mental?
  • No he revisado la literatura científica pero tal vez esta idea ya haya sido implementada. Si es así, ¿qué ha ocurrido?
  • Siendo algo cínico, tal implementación podría poner a individuos vulnerables en una peor situación al colocarlos en una dinámica de inferioridad con respecto a los profesionales de la salud mental. De ser esta una posibilidad, ¿cómo podríamos prevenir abusos?

En lo personal, recuerdo que cuando estaba en la universidad, algunos de mis compañeros de clase no pudieron hacer frente al estrés de la carrera que habían escogido y la abandonaban o permanecían cursándola sin tener la menor posibilidad de recibirse. La mayoría de ellos mencionó en algún momento que requerían atención psicológica, pero no podían pagarla o los servicios que la universidad ofrecía se encontraban saturados.

Una vez que entré al posgrado las cosas fueron similares. En este caso, sin embargo, aunque la mayoría de mis compañeros también se graduó, muy pocos decidieron continuar con su trabajo científico y optaron por otros empleos. Tal vez si hubiesen contado con la ayuda que requerían, podrían haber afrontado mejor sus retos.

Nos leemos la próxima semana.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.