Moverse y avanzar no son lo mismo

Source: pixabay.com

Hace tiempo una de mis cuentas favoritas de Twitter publicó el siguiente twit: 

https://twitter.com/AcademicsSay/status/1098647081965768707

Y nada más por completez, la traducción al español de ese twit es

sólo me preguntaba si tienes tiempo para ir por café y platicar de lo ocupados que estamos

Tan pronto lo leí, fue como revivir el tiempo que trabajé como pasante en un laboratorio de investigación, luego el tiempo que dediqué a mi tesis de licenciatura y a la de maestría. En todos esos casos tuve la fortuna de poder terminar los proyectos a tiempo y pude sacar algo de valor a tales experiencias más allá de sólo ser unas líneas más en mi CV. Aunque también pasé algunos malos momentos durante esos años, la experiencia en general fue buena.

Sin embargo, no todas las personas que persiguen una carrera científica la pasan tan bien. Es bien sabido que buena parte de los estudiantes se rezagan, otros tantos desertan y un número no despreciable sufre algún tipo de padecimiento psicológico. Aunque todo eso es importante, realmente no quiero enfocarme sobre ello pues aún recuerdo que algunos de mis compañeros universitarios jamás se graduaron o les tomó tanto tiempo que decidieron cambiar su carrera y creo que el factor principal para tal decisión fue que sus tutores jamás actuaron como guías.

A mi parecer, los estudiantes y sus tutores tienen metas que se alinean sólo durante poco tiempo, además de pocas veces comunicar qué espera uno del otro y las fechas límites para realizar los proyectos. Al mismo tiempo, esa relación suele durar muy poco, pero es cuando se desarrollan y adquieren las prácticas y costumbres que acompañarán al estudiante por el resto de su vida. Desafortunadamente, he podido ser testigo de una cantidad impresionante de trabajo experimental hecho de mala gana y mala manera, de la pésima comunicación entre compañeros de trabajo y la falta de estándares para presentar resultados, posters y elaborar reportes, que sólo puedo concluir que algo está faltando en la formación de futuros científicos.

Todos los investigadores actuales fueron estudiantes y pasantes en algún momento. Aquellos que desarrollaron malos hábitos durante sus años formativos los han mantenido hasta ahora y los continuarán transmitiendo a generaciones futuras. La realidad es que hay un límite al número de acciones que un estudiante puede realizar sin que sus superiores le corrijan, como en cualquier otra industria. Pero cuando aquellos superiores tienen sus propias malas prácticas, entonces las cosas sólo se complican y toma mucho más tiempo que el necesario realizar las tareas más sencillas.

Esta última observación es lo que me recuerda al twit con el que inicié este post. Las malas prácticas no son exclusivas a la labor académica y se encuentran en todas las industrias. Uno de los mejores consejos que he recibido vino de parte de Federico Rosei. Él mencionó que “uno debe considerar cada una de sus tareas en la labor científica como un ejercicio que para mejorar nuestras habilidades, así que hay que aprovecharlas pues no hay tareas inútiles”. Durante mi tiempo en la universidad pude poner tal recomendación en práctica al comparar mis acciones con las de mis colegas: “debo revisar estas mediciones” vs “que alguien más lo haga”, “practicaré la presentación un par de veces más” vs “ni siquiera la he preparado”. Obviamente a veces era necesario pasar horas extra en el laboratorio o en el cubículo, pero en la mayoría de los casos mi trabajo previó me permitió tomarme las cosas con calma y responder a la situación en lugar de sólo reaccionar a ella. En otros casos ni siquiera tuve que trabajar de más y pude tomar algo de tiempo libre.

Desde hace años he decidido ver mi trabajo como algo que busca tener impacto, y esa misma decisión no deja que el trabajo “de mentiras” se vuelva parte de mi rutina. Sugiero a quien lea esto que, en lugar de sólo enfocarse en las cosas urgentes, considere aquellas que son importantes. De esa forma, estar frecuentemente ocupado será una decisión y no la manera en que las cosas son.

Nos leemos la próxima semana.

<

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.