¿Qué son los macronutrientes? – Los carbohidratos


maria-teneva-1409871-unsplash
Photo by Maria Teneva on Unsplash

Renuncia de responsabilidad: El contenido de este sitio web ha sido creado con fines informativos únicamente. Tal contenido no debe ser considerado como sustituto a indicaciones médicas, tratamiento o diagnóstico.

En posts anteriores hemos discutido las fases metabólicas ante la falta de alimentos, la adaptación metabólica (mal conocida como daño metabólico), el efecto térmico de los alimentos y la termogénesis. En este post comenzaremos una breve serie sobre macronutrientes; aprenderemos qué son, cómo se clasifican y tendremos las nociones más básicas de cómo son metabolizados. Debido a la gran cantidad de información que hay que cubrir, esta será una serie de cuatro partes en la que cada parte se enfocará en un macronutriente específico. Además de esto, dada la clase de información que debemos cubrir, no utilizaremos artículos científicos como fuentes sino los siguientes libros:

¿Qué son los macronutrientes?

Comencemos por el principio, los macronutrientes son los nutrientes que obtenemos mediante nuestra dieta que nos abastecen de energía. Por completez, los nutrientes son substancias requeridas por los organismos para sobrevivir, crecer y reproducirse. Todos hemos escuchado ejemplos de macronutrientes, pues es difícil no mencionarlos al platicar sobre dietas y alimentos. A saber, éstos son los carbohidratos, proteínas, lípidos (o grasas) y el alcohol.

¿Qué son los carbohidratos?

Los carbohidratos son substancias formadas por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno en proporciones que asemejan a los hidratos de carbono. Éstos tienen fórmulas químicas como  Cx(H2O)y, donde x e y pueden ser números distintos. Los carbohidratos se pueden clasificar en dos grupos principales: los simples y los complejos. Los carbohidratos simples son aquellos formados por una o dos moléculas sacáridas y, por ende, se conocen como monosacáridos y disacáridos. Los carbohidratos complejos pueden ser, a su vez, clasificados en oligosacáridos (entre tres y diez moléculas sacáridas) y polisacáridos (más de diez moléculas sacáridas).

berry-close-up-cooking-141815.jpg
Photo by mali maeder from Pexels

Como puede ser obvio de la clasificación anterior, los monosacáridos son la forma más sencilla en que los carbohidratos se presentan y los poliscaráridos la más compleja. De hecho, en posta anteriores hemos conocido ejemplos de ambos: la glucosa es un monosacárido y el glucógeno es un polisacárido. Como también hemos aprendido previamente, el glucógeno almacenado en el hígado es separado mediante la glucogenólisis para producir glucosa. Esto nos indica que carbohidratos de complejidad distinta son metabolizados de maneras distintas por nuestro organismo.

Digestión de carbohidratos

A menos que nuestra alimentación esté completamente basada en alimentos procesados, los monosacáridos no se presentan en gran medida en nuestra dieta. Esto significa que los polisacáridos y los disacáridos son los carbohidratos más importantes. Aunque los monosacáridos son absorbidos al torrente sanguíneo directamente del tracto gastrointestinal, los polisacáridos y los disacáridos primero deben ser disasociados en sus componentes monosacáridas.

En el caso de los polisacáridos, su digestión comienza en la boca. Ahí, las enzimas que se encuentran en la saliva comienzan la separación hacia monosacáridos. Conforme nuestros alimentos llegan al estómago e intestinos, las mismas encimas continúan su labor hasta que sólo queden maltosa (disacárido), isomaltosa (otro disacárido) y glucosa (monosacárido).

La digestión de los disacáridos no comienza en la boca o en el estómago y se reserva hasta el intestino delgado. Como ocurre con los polisacáridos, los disacáridos son separados en monosacáridos por la acción de enzimas.

Cualquiera que sea el caso, prácticamente todos los carbohidratos han sido disociados en monosacáridos y son absorbidos por la sangre una vez que llegan al yeyuno, el cual se encuentra en la parte superior del intestino delgado. Después, son transportados al hígado, en donde son procesados y almacenados como glucógeno. Parte de ese glucógeno es transportado a diversos tejidos para usarse como fuente de energía. De manera alternativa, el glucógeno puede ser catabolizado tras ser producido para proveernos de energía y mantener la homeostasis sanguínea.

A partir de esta simple descripción de la digestión de carbohidratos es posible darse la idea que los carbohidratos simples se procesan más rápido que los complejos, lo cual es cierto. Sin embargo, ese será un tema a discutir posteriormente.

Sobre la fibra

La fibra es un polisacárido que no es digerido completamente por las enzimas y que se encuentra en la estructura de frutas, semillas, hojas, tallos y raíces. La fibra se puede clasificar en dos grupos: soluble en agua e insoluble en agua. La primera se puede fermentar en el colon y retrasa el vacío gástrico, lo cual ayuda a aumentar el tiempo entre comidas. La segunda clase de fibra absorbe agua conforme viaja por el sistema digestivo y facilita la defecación.

Fuentes de carbohidratos

Los carbohidratos se pueden encontrar el granos enteros (aquellos que no han sido refinados para remover el endospermo), legumbres, frutas, cetas y vegetales. Por supuesto, también pueden encontrarse en el pan, refrescos, palomitas de maiz y pasteles.

Ojalá este breve post haya sido informativo e interesante. El siguiente post de esta serie tratará sobre proteínas para después seguir con los lípidos.

Nos leemos la próxima semana.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.